Podología Avanzada

Mª Angeles Pulido

Diagnóstico, prevención y tratamiento de las alteraciones de la piel y uñas.


Se puede realizar una quiropodia cualquier persona que presente o sospeche una alteración de la piel o de las uñas de los pies, pero con especial atención a los pies de riesgo, como son los pies de los diabéticos y a los de pacientes de edad avanzada, ya que presentan más dificultad tanto en movilidad para llegar hasta los pies, como de visión para detectar posibles patologías. 

 Entre los servicios de Podología Clínica se encuentran las soluciones para: 


Uñas encarnadas. 

Callosidades y durezas. 

Papilomas. 

Hongos...


La acción básica es la quiropodia, poniendo en nuestras manos las mejores 

herramientas para solucionar las posibles alteraciones que puedan aparecer tanto en la piel como en las uñas. 

Las alteraciones más frecuentes son: 

En la piel: hiperqueratosis (durícias), helomas (callos), papilomas (verrugas), dermatomicosis (hongos), úlceras, hiperhidrosis (exceso de sudoración).


 En las uñas: onicocriptosis (uña incarnata), onicomicosis (hongos), onicogrifosis (crecimiento anormal de la uña).  


Se recomienda la realización de una quiropodia como mínimo dos veces al año, para garantizar una buena salud de nuestros pies siempre y cuando no se presente ninguna anomalía, siendo el profesional el que determinará en cada caso la frecuencia necesaria.