Podología Avanzada

Mª Angeles Pulido



 

Es a partir de los 3-4 años cuando es recomendable visitar al podólogo.

La mayoría de las afecciones estructurales que puedan descubrirse en el pie infantil son susceptibles de corrección y cuanto antes se inicie el tratamiento, más fácil y rápida será esa corrección. Las patologías que no se diagnostiquen en este periodo y por tanto no son tratadas, tienden a cronificarse y se manifestarán en la edad adulta de forma dolorosa, cuyo tratamiento en la mayoría de las ocasiones es sólo paliativo y para siempre.

Un diagnóstico precoz nos ayuda a conseguir mejores tratamientos, esa es la base fundamental de cualquier disciplina médica. 

A partir de los 3-4 años es recomendable visitar al podólogo para estudiar el pie del niño y valorar posibles deformidades o marchas anormales.

Una buena recomendación a tiempo o un buen examen médico, podrán conseguir una buena salud podológica en los más pequeños.

Consúltenos si observa en su hijo alguno de los siguientes puntos: 

  1. Tarda en comenzar a caminar
  2. Camina con dificultad o de forma extraña (Mete o saca las punteras, vuelca los pies hacia adentro o hacia fuera, cojea…) 
  3. Tropieza y cae con frecuencia. 
  4. Se queja de dolor en los pies, rodillas, ingles, caderas, espalda… o se cansa fácilmente. 
  5. Presenta durezas, callosidades, ampollas u otras lesiones en la piel y uñas de los pies.