971 10 04 54  

 

El calzado deportivo es la pieza fundamental en la carrera ya que la zapatilla es el elemento que conecta al aparato locomotor con el suelo.

Una parte importante de las lesiones que sufre el corredor vienen determinadas por una elección incorrecta del calzado deportivo, por tanto comprar las zapatillas no es tarea fácil, es muy importante tener en cuenta una serie de criterios generales que nos van a determinar el éxito de la compra y por supuesto en nuestra carrera, señalamos a continuación los puntos clave a tener en cuenta;

 

Ir a comprar las zapatillas a última hora del día, ya que nuestros pies pueden llegar a crecer hasta 2 centímetros al finalizar el día.

Debemos llevar el calcetín o la media que habitualmente usemos de esta forma notaremos si los dedos se pueden mover libremente dentro de la zapatilla.

Siempre debemos probarnos ambas zapatillas ya que normalmente un pie es más grande que otro, debemos también caminar con ellas por la tienda para ver las sensaciones que notamos.

Procurar que exista una distancia de al menos 0,5cm entre tu dedo más largo y la puntera de la zapatilla, una puntera demasiado estrecha no permite la expansión normal de los huesos del pie durante la carrera, esto no permitirá que tus pies sean capaces de distribuir las fuerzas de una forma segura durante la fase de carga de la carrera, evitando así la aparición de lesiones a nivel de uñas y piel (hematomas subungueales y ampollas)

Peso de la zapatilla deben ser ligeras siendo el peso recomendable alrededor de 285g para un hombre nº 41 de pie, y sobre 226g en el caso de la mujer de un nº 38, tendremos que tener en cuenta también el peso del corredor, a mayor peso necesitaremos de una mayor amortiguación .

En el caso de usar soportes plantares realizados a medida debemos de llevarlos para probarnos las zapatillas con ellos.

Muy importante es la superficie por la que vamos a correr habitualmente, de esta forma:

Si vas a correr por asfalto tendrá mayor relevancia la  amortiguación y menos la estabilidad.

Si por el contrario vamos a correr por montaña, usaremos una zapatilla de trail buscando estabilidad, tracción y protección.

Otro punto muy importante es la suela de la zapatilla, esta debe permitirnos la propiocepción y movimiento natural del pie, para valorar la flexibilidad debemos  doblar el calzado desde la puntera hacia mitad zona media del antepié.

¿Cuando hay que renovar la zapatilla?, el calzado para correr pierde amortiguación sobre 1000km por tanto a partir de ahí debemos renovarlas.

¿Qué es el DROP de la zapatilla?,  consiste en la diferencia de grosor de la suela entre talón y antepie pudiendo ir desde 0-2mm en las zapatillas minimalistas hasta los 12mm de una zapatilla tradicional,

Un mayor drop supone facilitar el aterrizaje de talón y un menor drop supone fomentar un aterrizaje más adelantado.Mi consejo es irse a drops intermedios (8 – 10 mm) para evitar sorpresas en forma de lesiones y asegurar el rendimiento; drop mas bajos para corredores con experiencia.

Respecto a las zapatillas minimalistas Barefoot moda surgida hace unos años en la que le resta la amortiguación casi total a la zapatilla, nunca recomendado para un corredor que se inicia, pueden ayudarte acorrer de manera mas natural mejorar tu técnica y lograr una mayor percepción del terreno

El correr minimalista, viene acompañado de una técnica propia, corriendo sin talonar, aumentando la cadencia y pisando cerca de la cadera.

Como beneficios, entre otros,  argumentan que es un correr mas eficiente y que las rodillas y caderas sufrirán menos.

Espero que os sean útiles mis consejos, suerte en vuestra elección y al trote.