Pie en el paciente oncológico

Pie en el paciente oncológico

Muchos de los tratamientos de quimioterapia van a producir alteraciones a nivel de los pies y manos como efectos secundarios, que van a menguar la calidad de vida del paciente con cáncer.

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email

Las alteraciones que pueden aparecen son:

  • La piel. Pueden aparecer grietas, ampollas, hematomas, hongos..
  • Las uñas. Son una de las zonas más propensas a sufrir alteraciones secundarias a tratamiento de quimioterapia, pueden volverse más débiles, con zonas inflamadas, ampollas y tendencia a encarnarse e infectarse.
  • La sensibilidad. Los pacientes que reciben quimioterapia pueden sentir acorchamiento, hormigueo y pérdida o disminución de la sensibilidad en los pulpejos de los dedos de las manos y pies.

Los cuidados generales son básicos y fáciles de seguir, y se basan en la prevención: 

  • Hidratar diariamente la piel. Así evitamos que se sequen en exceso y aparezcan las grietas y fisuras, que pueden ser puerta de entrada a infecciones.
  • Inspeccionar el pie. Ya que puede haber alteración de la sensibilidad, es importante hacer un examen visual.
  • Calzado. Utilizar calzado amplio, que no nos roce ni presione el pie
  • Calcetín, es recomendable usar calcetín de algodón sin costuras para evitar cualquier roce.
  • Evitar exponer el pie a Altas temperaturas como baños con agua muy caliente, o fuentes de calor como radiadores.

Acudir siempre a al podólogo para tratar y prevenir cualquiera de las complicaciones que puedan aparecer.

Ángeles Pulido

Más servicios

¿Deseas más información?

Contacta conmigo para ampliar información sobre cómo podemos mejorar tu vida.