Diferentes deformidades de los dedos de los pies

Diferentes deformidades de los dedos de los pies

deformidades de los dedos

Comparte esta publicación

Tratar deformidades de los dedos de los pies requiere de un profundo conocimiento de la anatomía del pie.

Anatómicamente, el pie se divide en tres partes: el antepié, el mediopié y el retropié.

El antepié tiene 4 dedos pequeños divididos en 3 falanges y uno grande llamado juanete dividido en 2 falanges. El mediopié y el retropié tienen estructuras diferentes, que tienen que soportar el peso del cuerpo y realizar actividades como caminar y correr.

Las deformidades de los dedos son problemas comunes que se producen debido a una posición anormal de los huesos del pie, a una biomecánica inadecuada o a enfermedades como la artritis, que afectan a los huesos y tejidos del pie. La deformidad no sólo afecta a la alineación de los huesos, las articulaciones y los tejidos del pie, sino que también puede afectar a la alineación de las articulaciones que soportan el peso, como las caderas, las rodillas o los tobillos, dando lugar a otros problemas. Las desviaciones más comunes son los dedos en martillo, en garra y en maza.

Este tipo de deformación puede ser muy dolorosa cuando los dedos rozan con el empeine del zapato. Por eso se recomienda el uso de zapatos para pies sensibles y deformados.

El juanete se aleja un poco de las distintas deformidades de los dedos del pie. De hecho, en el caso de un juanete, la deformidad se localiza arriba del dedo, en la articulación entre el metatarsiano y la primera falange.

Diferencias entre las deformidades

Las deformidades en garra, martillo y mazo se diferencian principalmente en las articulaciones específicas afectadas.

En efecto, el dedo en martillo se deforma en la articulación interfalángica proximal, es decir, entre la 1ª y la 2ª falange. En cambio, el dedo en mazo se deforma en la articulación interfalángica distal, es decir, entre la 2ª y la 3ª falange. En cuanto al dedo en garra, acumula estas dos deformidades, y son las articulaciones interfalángicas proximal y distal las que están afectadas.

Deformación de los dedos del pie

Diferencias entre dedo en martillo, dedo en garra y dedo en maza

También hay diferencias en cuanto a los dedos más afectados y sus causas más probables. Es relativamente más probable que la deformidad del dedo en martillo afecte sólo al segundo dedo del pie y que esté causada por un calzado apretado, mientras que el dedo en garra afecta más comúnmente a los cuatro dedos pequeños del pie al mismo tiempo y puede atribuirse a una condición subyacente como un daño nervioso o una mala circulación. Puede estar asociado a un juanete. Sin embargo, hay muchas excepciones a estas observaciones generales.

La garra es la desviación más común.

También se puede observar que el uso de un zapato demasiado corto y estrecho puede provocar este tipo de desviaciones, que pueden verse agravadas por la superposición de los dedos afectados.

Causas de las deformidades de los dedos.

Las deformidades de los dedos de los pies pueden ser congénitas, presentes al nacer, o pueden aparecer más adelante debido al uso de zapatos mal ajustados o de tacón alto. Ciertas enfermedades, como la diabetes, los accidentes cerebrovasculares, la artrosis y la artritis reumatoide, afectan al funcionamiento de los músculos y los nervios y pueden hacer que los ligamentos o los tendones se retraigan, dando lugar a una deformidad.

En algunos casos, los accidentes o las lesiones pueden provocar fracturas y deformidad de los dedos del pie. Por supuesto, la afección subyacente debe tratarse al mismo tiempo que los síntomas para evitar su reaparición.

Síntomas asociados

Los síntomas asociados a todas las desviaciones son similares e incluyen el dolor al usar zapatos y la dificultad para encontrar un calzado cómodo y de buen ajuste. Los zapatos mal ajustados pueden provocar crecimientos duros en la piel (callos o durezas) debido a la alta presión y la fricción.

El dolor provocado por la desviación de los dedos de los pies puede imposibilitar la marcha, a menudo debido al roce de los dedos con la parte superior del zapato.

Al principio del proceso, el dedo deformado suele ser flexible, pero si no se trata, puede volverse rígido e inamovible, requiriendo un tratamiento quirúrgico. Por ello, se recomienda consultar al médico para tomar medidas de tratamiento tempranas.

Diagnóstico de las deformidades

Las deformidades se diagnostican simplemente mediante un examen físico de los pies, y no suelen ser necesarias pruebas de diagnóstico. Sin embargo, en los casos en los que el médico sospecha que hay daños en los nervios, se pueden solicitar pruebas especiales.

¿Cómo tratar las deformidades de los dedos?

Inicialmente, los dedos del pie deformados se tratan con medidas conservadoras como un calzado adecuado, separadores de dedos o férulas y ejercicios regulares de estiramiento. Si esto no es suficiente, se puede considerar la posibilidad de una intervención quirúrgica, previa consulta con su médico.

Al igual que en el caso de los juanetes, el tratamiento adecuado para sus pies será discutido con usted por su médico o un profesional sanitario cualificado.

El tratamiento conservador incluye un calzado especialmente diseñado con una anchura de antepié superior a la normal para evitar una opresión excesiva. Se le pedirá que evite el uso de zapatos apretados, estrechos o de tacón alto. El podólogo puede fabricar separadores de dedos a medida para reposicionarlos y también se recomiendan ejercicios regulares de estiramiento.

Los estiramientos suelen reducir la presión entre el pie y el empeine del zapato y, por tanto, el riesgo de aparición de callos y durezas.

deformidades de los dedos

Selección de zapatos cuando aparecen deformidades de los dedos

La cirugía se recomienda si el tratamiento conservador no consigue aliviar el dolor del paciente, o si los dedos deformados se vuelven rígidos e inmóviles. El objetivo principal de la cirugía es restablecer la alineación normal de los dedos y devolver al pie su función normal sin dolor.

El procedimiento quirúrgico se elige en función de la estabilidad del dedo deformado, si es flexible o no. Existen varias técnicas quirúrgicas más o menos invasivas ante deformidades de los dedos del pie.

Si hay cierta flexibilidad en el dedo, el cirujano hará una incisión en la articulación del dedo deformado y realineará los tendones y ligamentos. Es posible que se coloquen clavos para mantener el dedo en su posición durante la curación. A continuación, la incisión se cierra con suturas y se cubre con un apósito estéril. Esta técnica no invasiva se realiza de forma percutánea y permite una rápida recuperación y un postoperatorio más fácil.

En los casos en los que la deformidad está fijada de forma rígida, el cirujano realiza una incisión en la articulación de la deformidad, realinea los tendones y ligamentos y también realiza una osteotomía, es decir, la extracción de trozos de hueso. También se introducen clavos para mantener los dedos alineados durante la cicatrización. Por último, la incisión se cierra con suturas y se cubre con un apósito estéril.

Riesgos y complicaciones en deformidades de los dedos

Además de las complicaciones generales asociadas a cualquier procedimiento quirúrgico, otras complicaciones específicas son la corrección insuficiente de la deformidad y la rigidez del dedo. La pérdida de riego sanguíneo en el dedo y el daño a los nervios circundantes son raros, pero también pueden ocurrir.

Cuidados postoperatorios

Además de las pautas generales dadas por el cirujano después de cualquier operación, las instrucciones específicas tras la cirugía de deformación del dedo del pie incluyen el uso de un zapato especial postoperatorio durante al menos 2-6 semanas para evitar doblar el dedo operado. También se puede remitir al paciente a un podólogo u otro profesional sanitario cualificado para que le haga una órtesis de pie a medida para tratar los trastornos estáticos del pie.

Más servicios

¿Deseas más información?

Contacta conmigo para ampliar información sobre cómo podemos mejorar tu vida.