Espolón calcáneo VS fascitis plantar: ¿cuáles son las diferencias?

Espolón calcáneo VS fascitis plantar: ¿cuáles son las diferencias?

Comparte esta publicación

Una de las preguntas más frecuentes de los pacientes que experimentan dolor de talón es: ¿se trata de una espolón calcáneo o de una fascitis plantar?

Ambas son inflamaciones de los tendones del talón, pero no deben confundirse: la principal diferencia está relacionada con la localización del dolor o las molestias.

Veamos ahora cómo distinguir los dos tipos de talonitis.

Dolor en el talón: ¿cuándo se debe a un espolón calcáneo?

El espolón calcáneo no siempre produce dolor y, por tanto, es difícil de detectar. Este problema está causado por una acumulación de calcio en la zona interior y central de la planta del pie, que se solidifica y provoca una inflamación. Con el paso del tiempo, esta acumulación de calcio se dispone en forma de espiga y provoca lo que se conoce como formación espinosa.

El espolón calcáneo, también llamado espolón, suele deberse a una artrosis o puede ser una degeneración de la fascitis plantar.

A menudo se necesita una radiografía para detectar el problema: si la columna está formada y es claramente visible, lo más probable es que el problema haya comenzado hace unos diez años.

Puede aparecer si se camina con zapatos bajos, se bajan las escaleras rápidamente o se lleva un calzado inadecuado que provoca tensión.

Una vez que el dolor ha llegado, apenas desaparece y, por el contrario, se hace cada vez más intenso, sobre todo al estar de pie o por la mañana, al levantarse de la cama, e incluso al realizar un trabajo que requiera caminar durante mucho tiempo. También puede agudizarse cuando se para y se reanuda el trabajo.

Esto ocurre porque el haz de músculos que rodea al tendón se calcifica en reposo (por ejemplo, durante la noche) y el pie adopta una forma equina, aumentando el tamaño del arco plantar.

Al ponerse de pie, el arco plantar se estira y se somete a tensión, lo que provoca dolor. El dolor disminuye paso a paso porque el músculo se acostumbra poco a poco. Más tarde, cuando uno se mueve después de estar en reposo, el dolor reaparece y es de nuevo insoportable.

Para evitar estos desagradables inconvenientes, se recomienda un examen médico por parte de un especialista que podrá dar el diagnóstico correcto del problema.

Consejos útiles:

Estiramientos: especialmente por la mañana: ayudan a estirar gradualmente el músculo y a evitar traumas y demasiado dolor.
Hielo: para ser aplicado localmente. Ayuda a aliviar el dolor causado por la inflamación.
Uso de un reposapiés: un soporte del arco medial del pie que descargue sobre la zona anterior es una buena solución.
Veamos ahora cómo reconocer la fascitis plantar y cuáles son las diferencias con la calcánea.

Fascitis plantar: características y diferencias con el espolón calcáneo.

Espolón calcáneo

Hablemos ahora de una patología muy parecida al espolón calcáneo: la fascitis plantar

Aunque es un tipo de talonitis, este problema se caracteriza por un dolor alejado del talón. Exactamente el dolor se localiza en la aponeurosis, es decir, un tendón situado cerca del dedo del pie.

Este trastorno se produce como resultado de 2 causas principales:

Por un lado encontramos la actividad deportiva, y por otro un trabajo, actividad y postura incorrecta que hace que la fascia plantar se contraiga continuamente. Esto provoca una inflamación.
La segunda causa principal es un espolón calcáneo, que hemos mencionado anteriormente.
Por último, cabe destacar que esta patología es muy común en los individuos que sufren de pie valgo.

En comparación con el espolón, la fascitis es definitivamente más reconocible: el dolor es intenso, especialmente al estar de pie y en movimiento. Por lo tanto, es más fácil de reconocer. Además, mientras que el dolor del espolón calcáneo se produce en la zona central del arco plantar, el de la fascitis plantar surge en la zona superior.

Recomendamos un examen por un podólogo para que pueda dar una respuesta definitiva al problema estableciendo un correcto diagnóstico para después iniciar el tratamiento oportuno, entre otros tratamientos puede recomendar el uso de plantillas para el espolón calcáneo.

Más servicios

¿Deseas más información?

Contacta conmigo para ampliar información sobre cómo podemos mejorar tu vida.